Busco que las personas puedan entender lo que mi corazón quiere decir a gritos, y lo que mi mente intenta acallar.

Azúcar, flores y muuuuchos colores.

Tendría que aprender a fijarme objetivos y cumplirlos cueste lo que me cueste. He estado esperando mucho tiempo a que las cosas se sucedan porque sí, pero me dí cuenta de que no es tan fácil que el tiempo se apiade de tu alma y te haga mil y un favores. No necesito dar lástima para que alguien me ayude a concretar mis sueños, pero de vez en cuando me caigo inconscientemente y reconozco mi debilidad hasta tal punto que alguien me susurra: - Dale, levántate, tú puedes. - Después de ese momento entreabro los ojos y descubro que no quiero seguir siendo por otros, quiero ser por mi misma, quiero hacer las cosas por mi bien, no por estar al borde del abismo cada vez para lograr mis objetivos con taaaaanto esfuerzo. Puede ser que el 99.9999998 % de las veces que intento lograr algo no llegue a un buen resultado final, pero aquí estoy, con el maquillaje corrido, el esmalte de mis uñas desgastado, los borcegos con los cordones desatados y el jean rasgado, pero guess what? Sigo viviendo con la misma felicidad de siempre, por más que mis superiores no me apoyen, no me entiendan y no me ayuden, estoy feliz, viva y coleando gracias a él; quien es el único en el mundo entero que me entiende, y no me juzga por mis errores, me ayuda a enfrentarlos, que me abraza cuando estoy triste, y sabe el momento exacto donde me tiene que hacer reír. Simplemente no creo que merezca tener semejante buena persona a mi lado, pero las cosas suceden por una razón, y creo que todo vuelve: gracias a todos los son of the fucking pitch que me hicieron sufrir que por eso, el hoy esta a mi lado.


2 comentarios:

Marti dijo...

..

Helena Filgueiras Romero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.